31 al 4 Agosto 2017

VI Taller de Arqueología.

El VI Taller de Arqueología en la Iglesia de San Nicolás tiene como objetivos retomar la excavación en la Capilla de San Marcos y comenzarla en la mitad oriental de la nave.

Después de dos años, tras la campaña de 2015, volvemos a la Capilla de San Marcos que tantas sorpresas nos proporcionó ese año con el hallazgo de importantes materiales constructivos de la iglesia del siglo XVI, aunque los dos principales fueron el capitel románico embutido en las cimentaciones de la iglesia actual y la impresionante lápida sepulcral de Antonio Ballejo.

Ha sido precisamente esta lápida el factor por el que hemos tardado tanto en continuar con la excavación de la capilla, pues mover la losa de lugar a escasa distancia y levantarla a más de un metro de altura conllevó toda una mañana con un gran aparato de medios físicos, solventando continuamente pequeños grandes problemas de pesos, empujes y arrastres, pues la losa en cuestión tiene un peso calculado de 1200 kg.

Una vez movida la lápida nos deja la superficie libre para poder continuar la excavación hasta llegar a los niveles de la ladera original hacia el Mediavilla, al igual que hemos hecho con el resto de las capillas, siendo ésta la última que queda por excavar.

En la nave de la iglesia procederemos a continuar con la excavación de los enterramientos más modernos, correspondientes a los siglos XVIII y XIX. En fases anteriores, Talleres III y V, procedimos a excavar las dos primeras filas de enterramientos, correspondiendo a los números 1 a 9 y 10 a 18.

En esta ocasión, debido a que el Ayuntamiento ha colocado una ancha pasarela para que los visitantes puedan ver la iglesia y el desarrollo de las excavaciones, no es posible excavar por filas, así que lo haremos por calles, en el sentido longitudinal de la nave.

En este VI Taller está previsto excavar un grupo de 16 cajones de enterramiento situados en lado oriental de la nave.

Primera Semana. 1 al 4 de Agosto.

 

Durante estos cuatro primeros días de excavación nos hemos dedicado a quitar una primera capa de tierra revuelta sobre los enterramientos de nave de la iglesia. Esta capa de tierra presentaba mucha basura y escombro proveniente de la fase de obra que tuvo lugar entre los años 2014 y 2015 cuando se reforzaron las cimentaciones a los pies del templo. También se ha profundizado un poco en la capa de tierra revuelta sobre los enterramientos, apareciendo solo gran cantidad de huesos revueltos.

Comienzo de los trabajos en la nave de la iglesia

En la Capilla de San Marcos se ha procedido a realizar una limpieza general de tierra removida y escombro suelto que quedó en ella tras los trabajos de extracción de la lápida de Antonio Ballejo. En esta tierra se han vuelto a localizar fragmentos de placas de alabastro y yeserías mudéjares aunque no tan grandes como en el Taller de 2015. También hemos hallado dos maravedíes poligonales navarros del siglo XVII aunque mal conservados.

Comienzo de los trabajos en la Capilla de San Marcos

El viernes 4, acabando de regularizar toda la superficie, llegábamos a definir la huella del ataúd de su sepultura, con la sorpresa de de que éste está orientado hacia los pies de la iglesia.

Cerco del ataúd bajo la lápida de Antonio Ballejo.

Después de dos años de elucubraciones sobre un prestamista llamado Antonio Ballejo con actividad documentada en 1621 prestándole dinero a Juan Francisco de Tornamira, ahora nos encontramos con que quién está enterrado bajo la lápida es un sacerdote.

Hasta el momento, los cuatro enterramientos orientados hacia los pies de la iglesia que hemos hallado en primera y segunda fila, han correspondido a sacerdotes, habiendo hallado en tres de ellos restos de vestimenta que así lo demuestran.

Por el momento solo hemos llegado a dejar marcada la silueta de la caja, pero ya se han encontrado restos me metal y tela que deben de proceder de los adornos de su caja, y una pequeña medallita de plata, mal conservada, que apareció centrada sobre la zona de la cabeza y que supuestamente estaría colocada sobre el ataúd.

Otro elemento sorprendente dentro de la excavación de la capilla ha sido el hallazgo de niveles arcillosos compactos entre el final de la sepultura y el muro de cimentación de la capilla. No es un espacio muy grande pero unos pocos materiales hallados en esos rellenos indican la existencia de restos de cronología islámica intactos con algunos elementos constructivos que todavía hay que definir y que hemos dejado en reserva hasta que no quitemos los niveles arqueológicos más modernos.

Anuncios