4ª semana 2014

Cuarta semana de excavación.

Entre los días 25 y 30 de Agosto, última semana del Taller de Arqueología, se han realizado trabajos puntuales en la zona del Presbiterio y se ha continuado con los Enterramientos 32 y 59 del cajeado de la nave.

Tras una larga sesión de fotografía para documentar todas las estructuras identificadas en la zona del Presbiterio se procedió a la excavación de pequeñas unidades extratigráficas identificadas tras la limpieza de la superficie y que podían resultar determinantes para la cronología de las diferentes fases.

En primer lugar se procedió al vaciado de la zanja que se hizo para extraer la piedra del muro y cimentación de la antigua capilla de San Marcos. El vaciado de esta zanja permite conocer los límites de la capilla según el negativo de su muro perimetral y cimentación, ya que no se encuentra sobre su cota 0 original. En uno de sus laterales se pudo seguir la cimentación pués quedaba parte de ella, pero en el lateral Sur no quedó nada pues no era tan profunda por estar las gravas naturales más cercanas. El relleno de esta zanja de robo, o expolio, es similar al del relleno de escombro que nivela todo el recrecimiento del suelo de la iglesia nueva del S. XVIII.

IMG_8403_zanja (Copiar)

Zanja del muro de la antigua capilla de San Marcos y pozo para osario en la zona de su altar

En uno de los laterales de esta zanja se localizaron unos fragmentos de cerámica de cronología islámica. La extracción de los primeros fragmentos puso en evidencia la existencia de una pequeña bolsada de materiales, un pequeño basurero en que se acumulaban los fragmentos de cerámica. Se vació esta bolsada desde el lateral de la zanja, sin que se viera afectado el borde de la misma, recogiendo todas las cerámicas visibles. Una vez lavado el material se procedió a la recomposición de las piezas principales, obteniendo un conjunto de cuatro botellas de cerámica común, dos de ellas muy completas, con una cronología que podemos llevar al siglo IX.

40

Conjunto de botellas de cerámica con cronología islámica

En la zona Sur de la Capilla de San Marcos se procedió a una limpieza del suelo para definir la superficie del altar, sobre elevado del resto del suelo por un escalón de ladrillos. En esta zona elevada ya había desaparecido todo resto de suelo, apareciendo un nivel de tierra arcillosa que proporcionaba materiales cerámicos de cronología islámica. También se localizaba una compacta capa de cal, que en la semana anterior confundimos con una estructura de cimentación, y que tiene que corresponder a una acumualción de material de obra, pues está cortada por uno de los ángulos de la capilla de San Marcos, disgregándose fuera de sus límites, por lo que es anterior a la construcción de dicha capilla.

En esta capa de cal se localizó una pequeña fosa que al excavarla proporcionó gran cantidad de restos óseos de un individuo adulto, junto con clavos y restos de madera. Parece tratarse de un osario particular. La antigua capilla de San Marcos sería de promoción privada. Pudo existir una anterior, más pequeña, y al construirse ésta en el siglo XVI se recuperarian los restos de un personaje importante para la familia, colocándose dentro de una caja de madera junto al altar de la capilla.

También se excavó una pequeña zona dentro de esta antiuga capilla de San Marcos en la que faltaban los ladrillos del suelo. La excavación no ha proporcionado restos significativos, pues solo han aparecido restos humanos revueltos.

Por último, y dentro de la zona del Presbiterio, se procedió a levantar una zona de pavimento de ladrillos junto a la grada del altar mayor para ver la profundidad de una alineación de piedras de buena factura de silléría. A los pocos centímetros de profundidad, tras haber quitado el pavimento, se hundió una pequeña parte del terreno, dejando ver una cavidad alargada que indicaba la existencia de un enterramiento a más profundidad enterrado con orientación al Este. Esta cavidad pudo ser provocada por efecto del agua de las crecidas del Mediavilla, repercutiendo sobre la nivelación del pavimento de ladrillo, que estaba algo hundido en esta zona.

Se amplió para poder descubrir todo el enterramiento, hallando un segundo cuerpo, infantil, y restos de un cráneo, también infantil con restos de una cinta con trenzado de hilo de metal alrededor de la cabeza. Estos enterramientos, dada su orientación, pueden pertenecer a la fase medieval de la iglesia, por lo que estarian situados en una zona exterior a ella, lo que nos indica que sus restos habrá que buscarlos en una zona más al interior de la nave de la iglesia actual.

IMG_8329 (Copiar)

Enterramientos orientados al Este en la zona del presbiterio

En la excavación del Enterramiento 32, en el centro de la nave, continuamos con el descubrimiento de restos humanos en conexión anatómica pertenecientes al cajeado de la iglesia anterior. Se recuperaron los restos de un niño, excepto la parte inferior de sus piernas, y el torso de un indivivuo aldulto. Aparecen a 1’60 m de profundidad.

El terreno en esta fosa de enterramiento es cada vez más arcilloso, indicando una menor remoción del terreno. A una cota de 1’80 m se localizan los restos de tres individuos adultos que tienen la particularidad de estar enterrados en dirección contraria a todos los anteriores, mirando hacia el Norte. Todvía es pronto para dar una explicación a este dato contradictorio, pero habrá que pensar en la existencia de una capilla en esta zona o la localización de una cabecera de la iglesia hacia el Norte en una etapa que tendríamos que fechar sobre el siglo XVI o principios del XVII.

Por último,  en la excavación del Enterramiento 54, a los pies de la nave, continuamos con el descubrimiento de nuevos enterramientos, que este caso presenta una gran densidad, estando depositados por parejas de forma paralela. Sin llegar a la cota del antiguo suelo de la igleisa anterior, se han recuperado tres individuos más. El más llamativo, el de un indiviuo jóven, sobre 15 años, enterrado en un ataud de madera que se ha conservado con bastante consistencia. En estos enterramientos destaca el hallazgo de restos de cordones, cintas y tela (posible fieltro verde) de lo que deducimos la existencia de escapularios como ajuar de enterramiento.

tres primeros enterramientos del cajeado 59

Aunque el Taller de Arqueología finalizó el sábado 30, los trabajos continuarán hasta finalizar la excavación de los dos enterramientos del cajeado de la nave, pues es necesario calcular una estimación de los enterramientos intactos que pueden existir en el interior de la iglesia.


Trabajos finales de excavación.

 Durante la primera semana del mes de Septiembre continuamos con los trabajos de excavación en los cajeados de enterramientos nº 32 y 59 y algunos trabajos de limpieza en el presbiterio para dejar la excavación en perfecto estado, pues durante la semana siguiente, días 9 y 10 de Septiembre se procedió a realizar unas jornadas de puertas abiertas.

20

Profundidad final en el enterramiento 32

 En la excavación del Enterramiento 32, en el centro de la nave, tras el levantamiento de los últimos restos humanos a una cota de 1’80 de profundidad, nos apareció un terreno arcilloso, compacto, con ausencia de huesos y en la que solo se hallaron escasos fragmentos de cerámicas de cronología islámica. Habíamos llegado a los terrenos compactos de la ladera derecha del barranco del mediavilla. En estos rellenos se siguió profundizando hasta una cota de 2’30 abandonándose debido al riesgo a esa profundidad y porque los hallazgos eran escasos. Solo reseñar que a una cota de 1’90 y en un ángulo del sondeo, se localizó una estructura de argamasa que apenas conservaba 10 cms de grosor y que debía de corresponder a lo único que quedaba de una cimentación expoliada o cortada por los enterramientos.

 Solo con ese mínimo resto es arriesgado aventurar a que parte de la anterior iglesia pudiera corresponder, sin poder precisar si se trata de un muro corrido o del apoyo de un pilar.

 En la excavación del Enterramiento 59 se ha localizado un nuevo individuo, con la particularidad de estar enterrado mirando hacia el Norte, mientras que los cuatro anteriores lo estaban hacia el Sur, que es donde estaba el altar mayor. Se podría pensar que estamos ante un castigo “post mortem”, pero habiendo visto que los dos individuos enterrados inmediatamente encima estaban colocados a la par, hombro con hombro, es posible que los dos inferiores los colocara el enterrador en posición invertida para optimizar el espacio en el supuesto de que fueran enterrados a la vez.

12

Restos desplegados de los cinco individuos hallados en el Enterramiento 59

Tras levantar estos restos aparecieron las losas que cubren el río Mediavilla, a una cota de 92 cms. Esa es la razón por el que teníamos ese aprovechamiento al máximo en este cajeado de enterramiento: que había menos de un metro de tierra para poder enterrar y, por lo que se ve, una gran demanda en este punto exacto. En el escombro encima de las losas se halló una moneda cuadrada, un cornado navarro del siglo XVIII.

 Al hallar las losas del cubrimiento a menos de un metro y sabiendo, por la excavación en el ábside, que la iglesia anterior tenía el suelo a esa cota, es imposible que hubiera enterramientos en esa parte de la iglesia anterior, por lo que una parte del cajeado que aparece en el dibujo de Juan Antonio Fernández (iglesia antigua) es impracticable; unas dos filas de enterramientos, 20 enterramientos.

 En la zona del presbiterio y ábside se decidió dejar sin levantar los tres enterramientos que habían aparecido bajo el suelo de ladrillos y que tenían orientación hacia el Este, así estos restos se podrían ver “in situ” durante las visitas. También se procedió a frotar con agua y esponjas los ladrillos de los pavimentos correspondientes a la sacristía y antigua capilla de San Marcos, mejorando el efecto colorista de los mismos.

explicación de las estructuras bajo el presbiterio
Explicación de las estructuras bajo el presbiterio
38

Explicación zona de la capilla mayor

 Las jornadas de puertas abiertas se realizaron las tardes de los días 9 y 10 de Septiembre, con turnos de media hora entre las 4 y las 8 de la tarde. En total pasaron algo más de 300 personas con una gran expectación ante los restos hallados.

 Al día siguiente se procedió a levantar a los tres individuos que se habían dejado en la zona del presbiterio. Al levantar uno de ellos, se vio que descansaba sobre los restos de una cimentación poco compacta. de un muro con orientación Oeste – Este, algo oblicua, de la que apenas podíamos ver algo más pues quedaba bajo la zona sin excavar de la nave central. La estructura no era muy compacta y se parecía a la hallada en la zona profunda del Enterramiento 32.

 Para saber algo más sobre esta nueva estructura del presbiterio habrá que esperar a próximas campañas, con esperanza de que los enterramientos no la hayan destruido. Vista la dirección que lleva, será fundamental la excavación en la actual capilla de San Marcos, así como la primera fila del los cajeados de enterramiento. Al estar amortizada por los pavimentos de la iglesia anterior, es muy posible que estemos ante restos de la iglesia más primitiva.

 Puesto que uno de los enterramientos estaba sobre ella, tenemos que descartar la antigüedad que habíamos dado a los tres enterramientos orientados hacia el Este, que ya serían posteriores al siglo XVI.  Esta orientación atípica se debería a que al estar enterrados al Oeste del altar mayor, los colocarían en esta posición para poder estar mirando hacia él.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s