8 al 12 de Agosto – 2016

Segunda semana. 8 al 12 de Agosto.

Dejando aparte un tiempo el tema de los enterramientos, comenzó la dura labor de excavar en el relleno que elevó la cota del nuevo templo un metro con respecto a la iglesia anterior. Durante estos cinco días se ha trabajado en ello, sin acabar de picarlo del todo.

Un dato que diferencia este relleno de los de las demás capillas es la escasez de elementos decorativos que aparecen entre su escombro, muy diferente al de la capilla de San Marcos, donde fueron espectacularmente abundantes y de gran riqueza, lo que nos aportaría un dato sobre la existencia de capillas más ricas y otras más sobrias en la anterior iglesia.

0879.- Excavando en el potente relleno de la capilla.

– Excavando en el potente relleno de la capilla.

Por tema de extracción de tierra y escombro, se profundizó antes en la zona de la cabecera de la capilla, descubriéndose un suelo de tierra compacta a 80 cms de profundidad. Continuando con su limpieza, se vio que tenían impronta de haber tenido ladrillos encima y junto a una de las cimentaciones de la capilla actual se localizaron unos pocos colocados en su sitio. En principio no era lo que esperábamos, pues tras la antigua capilla no era de esperar que hubiera un edificio adosado y con suelo a la misma cota.

Al continuar en dirección hacia la entrada de la capilla actual, localizamos arrasado el muro de cierre frontal de la antigua capilla, y tras él, el suelo de losas perfectamente escuadradas que ya había sido documentado durante la fase de obra en 2015.

IMG_0897 (Copiar)

En una de estas losas nos encontramos con una argolla oxidada clavada en ella. Sabíamos que se trataba de una de las dos entradas originales a la cripta que todavía se pueden ver desde dentro de la misma. Durante la jornada de la tarde del viernes dejamos limpia una buena superficie de losas y también nos dedicamos a buscar la segunda argolla, que finalmente apareció.

0890.- Limpiando la argolla y el suelo de losas de la antigua capilla.

– Limpiando la argolla y el suelo de losas de la antigua capilla.

Aparte del trabajo en esta capilla también hemos retomado el trabajo en la capilla de San Pedro de Alcántara, la cual dejamos el año pasado en los niveles de suelo de iglesia anterior y que creemos es la capilla de Santa Úrsula.

Comenzamos haciendo una limpieza del escombro que había al interior de la estructura de un pequeño altar, en el lateral Sur de la antigua capilla y posteriormente quitar los restos de pavimentos de ladrillo para definir las fosas de enterramiento de la capilla que fue utilizada desde principio del siglo XVI a principio del siglo XVIII.

Bajo los ladrillos aparece un suelo compacto, arcilloso, que se ve perforado por algunos enterramientos infantiles y dos fosas mayores dispuestas en cruz, siendo cortada una por la otra.

0877.- Quitando suelos en la capilla de San Pedro. En el ángulo superior del suelo se ven las marcas de dos fosas infantiles.